Luna

Luna

La luna que hoy miramos juntos

te llevó a imaginarte ahí,

tocándola como a un punto

en el extremo de tu nariz.

 

Tan blanca e inspiradora

¡es hermosa esta luna!

ahora es una detonadora

de una eterna y cálida cuna.

 

Padre e hijo la admiramos,

y caminamos en ella,

tu me llevaste a sentirla

en una caminata bella.

 

Ese es tu gran poder:

imaginar y crear

las realidades grandiosas

que a todos hagan vibrar.

Yo soy siempre contigo,

a cada paso de tu andar

en esta vida maravillosa

que disfruto acompañar.

 

Eres una inspiración

un alma llena de belleza

toda una bendición

eres mi gran alteza.

 

 

Me llevaste hasta allá,

hasta el espacio estelar

solo te bastó imaginar

para juntos poder volar

 

y paso a paso avanzar

en la luna… en el mar.

 

 

 

IMG_2998
Experiencias – la paleta de pintar en la vida

Terminaba mi obra y mientras limpiaba los pinceles, me percaté de los colores que iba adquiriendo la paleta para pintar. Si bien se ve muy elegante cuando es nueva y aún huele a madera, estos colores que va adquiriendo con el uso, son maravillosos.

Así es nuestra vida humana en este planeta, llena de experiencias multicolor de aprendizaje, en las que a veces obtenemos el color que queremos desde un inicio, a veces toma varias pruebas, pero siempre, sea el que queramos o sea otro, es el perfecto para el aprendizaje que ocupamos para nuestra evolución, es el perfecto para que el artista sea artista.

Así, las experiencias nos permiten manifestar lo que somos, nos permiten conectar nuestra alma y compartirnos con los demás a través de nuestras creaciones: una pintura, un baile, una canción, una comida, un detalle, unas palabras, un momento de escucha, de atención al otro, un acto de servicio, un acto de amor… ¡sí!, eso, son actos de amor, actos de entrega a nuestras creaciones para ser instrumentos de algo más grande que las origina para que las manifestemos.

He ahí la importancia de abrirnos a las experiencias que nos brinda la vida, de mantenernos curiosos en un eterno aprendizaje, de ser protagonistas y observadores y escuchas a la vez, de vivir sacándole jugo a cada instante, de ser uno con la experiencia y conectar con lo que tiene para nosotros, como un regalo diseñado por una conciencia superior.

Dichosos los maestros en el arte de entregarse a una experiencia, pues es ahí donde se vive la vida.

 

 

Descubrimiento

Descubrimiento

Un despertar más, un despertar nuevo, un despertar pleno. Un despertar de un padre que admira a su esposa y a su hijo descansar, descansar juntos para despertar en unos instantes y vivir una maravillosa aventura nueva.

Despertares tan simples y contundentes, que dibujan una sonrisa en mi rostro y me llenan por dentro, que detonan en un instante, sensaciones plenas de momentos mágicos.

Reímos hasta llorar, otra vez :), ¡qué rico es eso!, se le había caído un calcetín y al encontrar su piecito desnudo y presentarlo ante su má, se encontró con esa sensación de “¡oh Dios!, ¡ahí vienen las cosquillas!” y lo hacía reír más que las mismas cosquillas. Yo lo cargaba para que estuviera de frente a la experiencia y mientras escribo, me doy cuenta que es la posición en la que más me gusta llevarlo, darle un apoyo firme para que vea todo de frente, con las manos libres para tocar, los pies libres para moverse, la vista abierta para verlo todo  y en general, libre para descubrir, que es lo que más disfruta, descubrirlo todo, maravillarse de información nueva que llega a él y de vez en cuando me habla con su manita para asomarme y compartirme la experiencia o simplemente voltea hacia mí y me encuentra con sus ojos de mirada profunda que me acarician el alma y me llenan de gozo.

Sí, creo que esta posición en la que lo llevo ahora que aún no camina, es la posición que me gusta adoptar como papá, ésta de apoyo libre, de bases fuertes para un descubrir pleno, de compartires cercanos y crecimiento constante.

Y sí, son esas carcajadas suyas, mi alimento interior, esa lección que este maestro vivo me enseña: la vida es simple y simplemente se vive, y lo que siento, me confirma que el mejor regalo que damos a quienes nos aman es ser felices, incluyéndonos siempre en ese grupo de quienes nos aman.

La vida es descubrimiento… simple.